lunes, 21 de diciembre de 2015

ESPAÑA TETRAPARTIDISTA E INGOBERNABLE

OPINION


Horas después de celebrarse las elecciones del 20D, podemos ver claramente que la España política ha pasado del bi al tetrapartidismo, aparte de nacionalistas y otros partidos minoritarios.

Como siempre las encuestas han acertado parcialmente, ya que en el resultado final el 3º y el 4º han intercambiado sus posiciones. Además de esto se pueden hacer algunas consideraciones:

El PP ha estado en los resultados esperados (perdiendo casi 4 millones de votos), después de una legislatura que ha defraudado a muchos de sus votantes y a gran parte de españoles, ya que la gestión de la crisis la ha basado en la multiplicación de los impuestos a la clase media y en recortes en los servicios más sensibles como la atención sanitaria y la dependencia.

El presidente Rajoy ha despreciado a la ciudadanía desde su plasma y sólo ha bajado a la calle cuando le ha visto las orejas al lobo. Para una gran parte de la sociedad española Mariano Rajoy ya es un político amortizado. Su partido celebrará un congreso nacional el próximo enero del que debería salir otro líder para una nueva etapa.
 
El PSOE también consiguió los resultados esperados (con 1,5 millones de votos menos) y ocupando la 2ª posición pero seguido muy, muy de cerca por el tercer clasificado.

El problema del partido socialista, a mi entender, es que ha perdido la posición socialdemócrata de la época felipista y ahora no se sabe realmente cual es el discurso imperante. El futuro de su líder es incierto y a medio plazo tiene la espada de Damocles personificada en la presidenta de la Junta andaluza.

El partido violáceo de Podemos ha sido el que ha obtenido mejores resultados si le sumamos todas sus franquicias a lo largo del territorio español. Casi ha doblado al 4º clasificado por lo que la remontada que ellos anunciaban se ha producido.

Sus resultados se han basado en que gran parte de la izquierda española y de los jóvenes se echó en sus brazos, al ver que la solución de la derecha a la crisis iba dejando tantos cadáveres por el camino. Su primer objetivo es cambiar las reglas del juego político con una nueva Constitución y llegar al poder aupado por el PSOE y nacionalistas.

El 4º clasificado ha sido el partido naranja de Ciudadanos, cuyo líder se las prometía muy felices hace pocas semanas, pero al que su quincena de campaña se le ha hecho demasiado larga. Su discurso se ha desvanecido con los días y a la ciudadanía no le quedó claro su modelo de sociedad, aparte de estar en contra de los nacionalismos periféricos.

Resumiendo, el 20D nos ha proporcionado una España difícilmente gobernable y que lo más fácil es que dentro de pocos meses tengamos que estar de nuevo delante de las urnas. El tiempo y nuestros políticos lo dirán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dános tu opinión