viernes, 3 de febrero de 2017

LOS RESCATADORES DE PELIS DE TRASTERO

NOTICIAS
 
 
La Agrupación Cinematográfica Galega, que nació en Vigo hace tres años impulsada por un grupo de profesionales gallegos dedicados al sector cinematográfico, ha recibido hace unos días un maravilloso artilugio que le permitirá enriquecer uno de los proyectos más interesantes que están llevando a cabo: el archivo fílmico de cine doméstico mediante el que ayudan a reconstruir la memoria colectiva de la identidad gallega a través de las primeras películas filmadas en la historia del cine documental doméstico.
 

«Hasta ahora digitalizábamos como podíamos, con un sistema que no nos permitía respetar la calidad de la película a pesar de tener unos colores y un rango dinámico fantástico», reconoce Pablo Gómez Sala, fundador de la agrupación. El profesional admite que no era digno para un archivo fílmico en condiciones. Lo estuvieron haciendo así porque no tenían acceso a algo mejor. Pero con el patrocinio de una empresa, con el apoyo económico de Cafés Candelas, han podido comprar un escaner profesional, un telecine que registra cada imagen fotograma a fotograma. «Es un proyector de súper 8 modificado por un técnico especialista que a su vez está conectado a una óptica auxiliar y esta a su vez, a un sensor HD, que se comunica con el proyector. La cámara, además, se conecta a un software de edición y el resultado es el escaneo a tiempo real de cada imagen que el programa convierte en película con una calidad altísima en color y en blanco y negro», explica. Lo adquirieron en Londres hace dos semanas. «La hizo un joven ingeniero argentino que trabaja en su casa. Fuimos y vinimos en el día para traerla porque es muy delicada y estamos aún probándola después de que él mismo nos enseñase a usarla», comenta.
 
Colaboración ciudadana
 

Para recomponer el retrato social que guardan los miles de metros de película olvidados en los trasteros familiares necesitan la colaboración de las personas que filmaron (o convivieron con progenitores que filmaban) y aún conservan, los rollos de película. El servicio de digitalización es gratuito. Solo hay que llevarlos hasta su local (Uruguay 17, entresuelo) o pagar los costes de una empresa de mensajería que los lleve. Una vez recibidas las películas, las revisan, las digitalizan y después devuelven los rollos además de añadir, de regalo, una copia en digital (HD). Las imágenes pasarán a formar parte del Archivo Gallego de Cine Doméstico, guardado y clasificado, con copia por triplicado, en los discos duros de la ACG, ayudando así a preservar el patrimonio fílmico casero de Galicia. En su web ya están colgadas, online, más de una treintena defilmaciones. El archivo las hace públicas solo bajo autorización y supervisión expresa de los propietarios de las películas.
 
«El nuevo aparato es muy importante para el patrimonio audiovisual. Puede parecer arcaico pero es todo un momentazo para el archivo», asegura. La llegada del artefacto ha propiciado ya colaboraciones nuevas. Desde el festival Play Doc de Tui les ha invitado a presentar el proyecto dentro del contexto del certamen en su próxima edición, que se celebra el mes que viene. Además de escanear material doméstico de Tui que la organización les está proporcionando, se proyectará el resultado y también llevarán a cabo un taller de Súper 8 en torno a esos materiales históricos mientras los asistentes aprenden a filmar, revelar, editar, proyectar y digitalizar. Lo impartirá un artista barcelonés, miembro fundador del Colectivo CráterLab, un laboratorio de cine artesanal referente en toda Europa. Por otra parte acaban de inaugurar el laboratorio de cine artesanal. Es el primero que se abre en Galicia. «¡El cine analógico no está muerto!», advierten.

El equipo repetirá el proceso al contar con mejores medios

El equipo comenzó digitalizando los material de sus propias familias. Poco a poco fueron recibiendo material de personas allegadas y actualmente, de todos los rincones de Galicia. Ahora que pueden realizar la digitalización profesional, prefieren dar un paso atrás para hacerlo mejor. Por eso redigitalizan películas que ya habían tratado con el sistema antiguo. En la imagen, pesca de ballena en la costa gallega (del archivo online).

«No queremos depender de la política y sus subvenciones»

La amistad entre varios colegas de profesión es el germen de la creación de la Agrupación Cinematográfica Galego. El núcleo lo forman cuatro personas con Pablo Gómez Sala como director de orquesta. Alfonso Durán hace labores de producción (especialmente para la realización de actividades formativas). Andrés Aguiar se ocupa del diseño gráfico y comunicación. Ollala Lojo es técnica de digitalización con Javier Steinbrügen, ambos dedicados al Archivo Gallego de Cine Doméstico. «Queríamos dinamizar muestras vidas profesionales y se nos ocurrió poner en marcha un espacio entorno al cine que reuniese los temas que nos interesan: el cine documental, autobiográfico, el cine independiente, el cine analógico, el cine doméstico...». Y lo compaginan con el trabajo alimenticio (vídeos corporativos, bodas, fotografías comerciales...
 
-Su labor ayuda a recuperar la memoria histórica de Galicia ¿No tienen ninguna ayuda institucional?
-No tenemos presupuesto para financiarnos. Hacemos todo a través de nuestra propia inversión en tiempo y conocimientos. En cuanto a ayudas del ayuntamiento, nunca nos hemos interesado por acercarnos a él. Nos parece inestable y de poca confianza. Las políticas culturales están sometidas a vaivenes que nada tienen que ver con la responsabilidad para con la cultura. Es por eso que no queremos depender de la política y sus subvenciones. Por el contrario, sí hemos decidido acercarnos a empresas que tienen intereses en posicionar su marca dentro del ámbito cultural contemporáneo. Hemos tenido la suerte de dar con una que, además cree, como nosotros, en que la cultura y el capital privado deben asociarse para generar más cultura. En octubre iniciaron la primera fase de esponsorización. Pusieron 3.500 euros para comprar el escáner de cine.
 
-¿Admiten socios?
-Este año, por fin, hemos abierto esa posibilidad. Pero no podemos abrir las puertas a todo el mundo porque no podemos atender a mucha gente. Asociarse está vinculado al desarrollo de proyectos fílmicos. Primero deben presentar un dosier del proyecto. Nosotros valoramos su viabilidad y si es así tendrán acceso a cámaras de Super 8 y 16 mm, laboratorio equipado con todo lo necesario para revelar, visionadoras, empalmadoras, proyectores e incluso escáner profesional de película.

Begoña R. Sotelino. La Voz de Galicia

http://www.agrupacioncinematograficagalega.org/acg.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dános tu opinión